LA ESCUCHA ACTIVA

Es una forma de comunicación, en la que se valora, no solo el lenguaje verbal, sino también el lenguaje no-verbal (los gestos, los silencios, las miradas…)

La escucha activa solo puede darse cuando nos entregamos totalmente al proceso comunicativo, y eso sólo sucede cuando nos mantenemos en el momento presente descodificando todas las señales que llegan a nosotros a través de los sentidos. Es decir, no escuchamos solamente con los oídos, sino también con los ojos, con las sensaciones y con el corazón.

Hay que tener en cuenta las actitudes que impiden la escucha activa y que impiden que podamos comunicarnos genuinamente:

– Distraerse durante la conversación

– Interrumpir al que habla

– Juzgar e imponer ideas

– Descalificar o rechazar lo que el otro está sintiendo

En mi programa CONÓCETE también podrás desarrollar la escucha activa como parte fundamental de la Inteligencia Emocional.

Solicita más información.